Por leandro | septiembre 15, 2008 - 20:11 pm - Publicado en Social

Esta crisis retoma fuerza desde 1994 cuando la apertura Neoliberal promovida por el presidente de este momento Cesar Gaviria afecta la Economía Nacional, que no estaba preparada para este tipo de imposiciones, además los problemas subsecuentes de la inflación y la perdida de poder adquisitivo del salario han empobrecido a los ciudadanos, a tal punto que el salario mínimo no los motiva a emplearse, pues las garantías son mínimas, los beneficios versus sus necesidades les da saldo en rojo, y por ende deben buscar soluciones que les permita cumplir con sus condiciones mínimas de vida en la cual puedan acceder a una vivienda digna, a una educación de calidad, a una canasta familiar básica, a unos servicios públicos y a un proyecto de vida digno.

Esta crisis ha sido bien estudiada, estructurada, tabulada, sistematizada, y finalmente sectorizada, pero aunque los gurus de la Economía hagan de la crisis de empleo una oportunidad para probar sus teorías o categorizar la pobreza, la realidad es que poco han hecho para aportar soluciones sostenibles que le permitan a este país elevar la calidad de vida de su población por medio del incremento del ingreso promedio anual por habitante, que es una medida real del estado de pobreza de la población Colombiana y de la falta de oportunidades laborales que adolece el país.
Pero este Problema aunque parezca complejo desde el punto de vista Macroeconómico, realmente se puede apreciar de una manera muy simple y objetiva desde la realidad cotidiana, la cual muestra que los errores en las políticas económicas de los Gobiernos han sido los causantes de la pobreza de los Colombianos, para ello analicemos varias causas:
Los Factores más relevantes que por su ausencia inciden en esta crisis de empleo son: la Educación, el régimen laboral, el acceso al crédito, la especialización de competencias laborales, el acceso a la Contratación Estatal, la distribución de la tierra y el apoyo al sector empresarial.

De manera inmediata observamos que las Leyes actuales han incidido en esta crisis, favoreciendo inicialmente a los gremios empresariales con la flexibilización laboral, el desmonte gradual de los derechos adquiridos por los trabajadores, el alto índice de desempleo, informalidad y pobreza, el descuido permanente al sector agrario y los privilegios a ciertos sectores que explotan a la población obrera de manera aberrante.
La persecución al sindicalismo es otro grave hecho que limita la defensa de los derechos de los trabajadores, y que impide que accedan a la productividad que generan en su actividad laboral.

Si partiéramos desde las cifras y estadísticas de empleo que amparan las decisiones realizadas por el Gobierno, entendemos que la inequidad social es un excelente negocio, pues justifica la Seguridad Democrática en acciones como la persecución a las manifestaciones, paros declarados ilegales, despido ilegal de empleados, y otras formas de opresión y restricción de los derechos ciudadanos amparados por políticas como las de Seguridad Democrática en la cual se asignan recursos por 10 Billones de Pesos este año, lo que representa un 20% del presupuesto disponible por el gobierno y que se incremento cerca de un 80% desde el año 2000, además es de notar que el Ministerio de defensa tiene mas del 80% de los empleos públicos que posee el Gobierno.

Los costos invertidos por el estado para lograr abatir o desmovilizar un subversivo con la actual Política de Seguridad Democrática son superiores a  $5,600 millones de pesos por cada subversivo desmovilizado, habiendo desmovilizado hasta la fecha 25,000 paramilitares de un censo inicial de 12,000 paramilitares, asunto que pone en cuestionamiento la efectividad de las operaciones vs. el racionamiento del gasto, además si se analiza las consecuencias de este conflicto como el desplazamiento forzado, encontramos que en los últimos 10 años solo se ha invertido menos de $350,000 por cada desplazado.

El pago de la Deuda externa es otro hecho importante, pues destinar cerca del 30% del presupuesto solo para atender obligaciones con la banca internacional con un capital cercano a los $40 Billones de Pesos este año, es algo que no se puede pasar por alto, pues donde se esta teniendo en cuenta la deuda social que han generado estos bancos amparados por el fondo monetario Internacional FMI que recomienda (obliga) las políticas que deben seguir los países tercermundistas para  dar cumplimiento a sus obligaciones económicas con la banca y tener una satisfactoria calificación crediticia mientras la deuda social no tienen doliente como consecuencias de estas políticas neoliberales. Cabe notar que si esta inversión del Presupuesto para la Deuda se hubiera realizado el año 2000, este monto hubiera sido suficiente para pagar la Totalidad de la Deuda, y que a la Fecha esta cifra representa un valor superior al 50% de la Deuda Externa pública de Colombia.

Como propuesta para la inclusión social podríamos congelar el pago de la deuda externa por un año, lo que nos implicaría tener disponibles $40 Billones de Pesos, en cifras son $40´000,000´000,000 que nos permitiría por ejemplo: mantener una asignacion anual de 10 millones de pesos por familia para 3,750,000 familias pobres, o generar 1,800,000 viviendas de interes social para entregar a la poblacion vulnerable, o apoyar con $100 millones de pesos a 400,000 proyectos productivos. Como ven la deuda social requiere inversión Estatal y esta se vera reflejada generosamente en una mayor productividad empresarial, mayor nivel de ingresos promedio por habitante,  y por ende mayores recursos públicos por concepto de impuestos, lo que genera mas progreso cuando se invierte en cobertura social e infraestructura.

La pregunta que surge desde la mirada inocente de un ciudadano promedio es, porqué necesitamos mantener una deuda externa y unos compromisos económicos con la Banca internacional y con el Fondo Monetario Internacional, con una venenosa carga social que es desatendida por el gobierno.

En Términos de Productividad, El País carece de Industria de maquinaria Pesada, Nuestra Economía desde principios de Siglo 20 fue enfocada hacia la explotación agrícola, pero Brasil inició desde esa época su industria de maquinaria pesada, la cual tiene a este país actualmente como una Potencia a nivel mundial, La falta de educación de Calidad, la ausencia de seguimiento y especialización de Competencias Laborales, en especial las que requieren de mas demanda en el sector empresarial deja rezagado a los habitantes de Nuestro País a los empleos Calificados que requiere el sector productivo, incluyendo el Estatal, pues además las multinacionales amparadas por convenios actuales y en Curso como el TLC les permitirán volver un excelente negocio la explotación de recursos nacionales, sean renovables o no renovables, para lo cual no se requiere una mano de obra calificada, pero el procesamiento de esa materia prima no se realizara en el país, no tendremos la oportunidad de participar en los procesos de transformación que requieren mano de obra calificada y estos productos terminados serán importados nuevamente al país a unos altísimos costos económicos y sociales.

La tenencia de la Tierra es un factor de inequidad social que ha traído innumerables conflictos en Colombia pero la distribución inequitativa de la tierra a sus dueños legítimos es otro factor de violencia que afecta las oportunidades de empleo en los sectores rurales con los campesinos que se ven forzados a emplearse a destajo para obtener unos ingresos que en muy pocos casos llegan al salario mínimo.
Esto en el mejor de los casos cuando no se ven forzados a abandonar sus tierras o se ven sometidos a masacres o muertes extrajudiciales por fuerzas paramilitares o guerrilleros, que a la fuerza toman posesión de sus tierras y pertenencias, pero lo que más preocupa es que el Estado debe reasignar cerca de 6 millones de hectáreas que se encuentran en su poder, en lo cual se corre un grave riesgo de que actores ilegales queden en posesión legitima de tierras suplantando a campesinos y restringiendo aun mas el acceso al uso productivo de la tierra como elemento de trabajo y de garantía de una seguridad alimentaría para todos.

El acceso al conocimiento Científico y Tecnológico se ve como una alternativa viable para apalancar la generación de empleo sostenible en Colombia, generando mano de obra calificada, para ello se requiere una inversión sostenible en CTI (Ciencia, Tecnología e Innovación) por parte del Gobierno de un 2% del PIB como mínimo, durante no menos de 10 años, acompañado de una depuración administrativa en los organismos del estado, haciéndolos menos permeables a la corrupción y más eficientes en su gestión.

La inversión en Infraestructura y el Apoyo real al sector agrario permitirá generar una cantidad importante de empleos sostenibles en no menos de 10 años, acompañados por las reformas agrarias y la descentralización administrativa, para dar mayor autonomía económica a las regiones.

Para los emprendedores, innovadores y pioneros debe garantizarse el acceso al crédito, el apoyo y acompañamiento por las camaras de comercio, ministerio de desarrollo económico, alivios fiscales, preferencias en igualdad de condiciones para el acceso a la contratación pública, entre otras medidas para apalancar el desarrollo de las pymes y mipymes que generen conocimiento tecnológico, y por ende el empleo calificado en Colombia.

Este articulo fue publicado el 15 septiembre 15UTC 2008 a las 8:11 pm y esta archivado en Social. Puedes suscribirte a los comentarios en el RSS 2.0 feed. Los comentarios estan cerrados pero puedes hacer trackback desde tu propia web.

Comentarios cerrados.